“La música es la banda sonora de nuestra vida” D. Clark

Cuando componemos, ejecutamos o escuchamos una obra musical se correlaciona una serie de procesos físicos, fisiológicos y sociales que, al interactuar con nuestra experiencia y nuestro estado emocional, pueden evocar recuerdos pasados, trasportarnos a un mundo imaginario, hacernos reflexionar, introducirnos en un estado de conciencia diferente o simplemente deleitarnos con el entrelazamiento de sonidos y silencio.


La música es un lenguaje universal que no entiende de idiomas sino de emociones y que llega a todas las personas por igual. Es cierto que depende de nuestro estado de ánimo y en ocasiones de nuestra propia sensibilidad el entenderlo. Como lo explica Christopher Small:


“Para la mayor parte de los aficionados a la música, el criterio para la valoración de una obra musical es teatral: ¿nos entusiasma, nos conmueve, nos hace llorar, nos inspira un estado triunfante o melancólico? Pero los contrastes violentos, los cambios anímicos repentinos y los extremos de tensión emocional, característicos de nuestra música, no son valores universales”.


Es un rasgo propio del arte utilizar las claves para comuicar emociones.


Tristeza.


Tempo muy lento, articulación ligada, ligera variación en la articulación poco volumen, timbre aburrido, grandes variaciones de timbre, contrastes reducidos entre las duraciones de las notas largas y cortas, vibrato lento, un ritardando final y decelerandos en las frases.


Enojo.


Volumen alto, timbre cortante, ruidos espectrales, tempo rápido, articulación staccato, ataques de tono abruptos, contrastes exagerados y crecientes entre la duración de notas largas y cortas, ningún ritardando, acentuación repentina, acentos en notas tonalmente inestables, crescendos, accelerandos en las frases, vibrato muy amplio.


Ternura.


Tempo lento, ataques de tono lentos, bajo volumen, pequeña variabilidad en el nivel del sonido, articulación ligada, timbre suave, variaciones moderadas en el tiempo, vibrato intenso, contrastes ligeros entre la duración de notas largas y notas cortas, ritardando final, acentos sobre notas estables.


Miedo.


Articulación staccato, volumen muy bajo, gran variabilidad en el volumen, tempo veloz, gran variabilidad en los tiempos, un espectro brillante, rápido, hueco, vibrato irregular, pausas entre frases, síncopas repentinas.


Ahora te dejamos disfrutar de un playlist que al hacerlo, intentamos comunicarte emociones diferentes y por último una pregunta para la reflexión …


https://open.spotify.com/user/taae070nxhbtnv8cnph7qmomg/playlist/15IrljgSyrFvKysXy9EwKN


¿Podrás decirnos cuál es la banda sonora de tu vida?

Adria Toledo

GROMEX

RECENT POSTS
SEARCH BY TAGS